Diseñando para la posteridad

Diseñando para la posteridad

Tiempo. Esa cosa irremplazable, intransferible e inevitable. Indefensos vemos como los segundos se transforman en minutos que se vuelven horas, días, meses y años.

Todo por naturaleza tiene un ciclo. Un principio y un final. Y las marcas no son la excepción.

Sabemos que las modas y las tendencias nacen y mueren más rápido de lo que podemos asimilarlas y lo que hoy es noticia mañana es historia. Las generaciones pasan y las preferencias del mercado se transforman dejando en el camino un sinnúmero de cadáveres de lo que entonces fueron buenas y novedosas ideas que ahora vemos como piezas de museo y que nos provocan, en algunos casos nostalgia, y en otros nos dan pena ajena.

¿Quién no recuerda el atasque de "bevel and emboss" de finales de los
90 o las interfaces [esqueumorfistas](https://es.wikipedia.org/wiki/Esqueumorfismo " target="_blank) de las primeras 6 versiones del sistema operativo iOS?

Todo mundo quería un logo o una página con esos estilos y a la vuelta de unos cuantos años, lo que hicimos con tanto orgullo y cuidado ahora tenemos que quitarlo del portafolios porque se ve vintage chafa. ¿O no? ¡Gracias Photoshop! ¡Gracias Apple! Ahora nuestros clientes tendrán que re-invertir en su diseño. ¡Adiós posicionamiento!

El primer logo de Instagram era del estilo esqueumorfista: recreaba el look viejo de una cámara Polaroid de los 70. Pero cuando iOS ¡Gracias [Johnny Ive](http://www.apple.com/mx/pr/bios/jonathan-ive.html " target="_blank)! decide que lo de hoy es ahora el minimalismo exagerado, el icono comenzó a verse viejo. Entonces, tuvieron la genial idea de entrarle al juego y decidieron migrar a un estilo ¡Minimalista exagerado!.

¿Qué va a suceder con el logo de Instagram cuando a Apple se le ocurra en unos años que lo nuevo es el estilo gótico?

¿Cuánto tiempo creen que dure la moda minimalista exagerada? ¡Gran idea Instagram!

Otro ejemplo notable es el logo de Google. A finales del siglo pasado usar efectos de sombras y biseles (bevel) era lo más cool y al "diseñador" a cargo de la marca se le ocurrió la gran idea de hacer lo mismo con su logo y... Voilà!: nació un logo más con este estilo.

En el 2015 Google se veía viejo y no tuvo más opción que re-diseñar su identidad, ahora mucho más simple, legible y con muchas posibilidades de durar años y años (creo).

El logo de Google es un claro ejemplo de un logo famoso que tuvo que ser rediseñado por verse "viejo".

Las marcas que deciden cambiar la imagen de su marca, además provocar confusión en el mercado, tienen que cambiar TODO lo que la contiene: página web, papelería, publicidad, promocionales, etc. y eso representa una gran inversión.

Pero ¿Cómo es posible que existan marcas cuya imagen se ha mantenido intacta o casi intacta después de décadas y por qué es que otras se han visto forzadas a cambiar su identidad para permanecer vigentes?

La respuesta es relativamente simple. Las marcas deben ser diseñadas para ser [intemporales](http://dle.rae.es/?id=LraXAQt " target="_blank) (sí esta palabra existe). Cuando el diseño de la identidad gráfica de una marca se alinea a la moda, corre el riesgo de verse vieja cuando la moda pase. Y si hay algo seguro, es que la moda va a pasar.

Pero cuando el diseño de una identidad se realiza para comunicar de forma creativa y objetiva la esencia de la marca, es mucho más probable que resista el embate del tiempo y que permanezca vigente.

En este comparativo podemos ver como la esencia del logo de Coca-Cola ha permanecido vigente por más de 100 años.
El logo de Chevrolet es otro buen ejemplo de un logotipo creado para durar.

Una constante que podemos observar en marcas que han perdurado es que son sencillas en su estructura y forma, cuentan con elementos que las distinguen y las personas que se encargan de ella invierten tiempo y recursos en difundirla y defenderla.

Como diseñadores podemos vernos tentados a replicar lo que las grandes marcas hacen, incluso hay ocasiones en que los clientes nos piden que nos alineemos a cierto estilo, pero es nuestro trabajo como profesionales resistir esta tentación y defender con argumentos sólidos y propuestas serias el argumento de que diseñar para la posteridad es una inversión que reditúa.

Nota: En klok no diseñamos para a la moda, diseñamos para la posteridad (casi siempre).