Un mensaje para el futuro

Un mensaje para el futuro

Recibir un correo del pasado, me ha hecho reflexionar acerca de lo cercano que está el futuro.

El 31 de diciembre de 2015, me escribí a mi mismo un email usando FutureMe, un servicio online gratuito en el que puedes escribir correos electrónicos para ser entregados en el futuro.

En mi carta a mi mismo (síntoma de una especie de esquizofrenia digital socialmente bien vista) me platicaba como me sentía hace un año (no muy bien por cierto) y me motivaba a valorar más a las personas y cosas que tengo y a continuar luchando por alcanzar mis metas y sueños.

Pero fue una frase que escribí hace un año la que me ha hecho reflexionar en lo abstracto del concepto que llamamos futuro:

Escribí:

Lo más loco de todo esto es que en el momento que apriete enviar, vas a estar leyendo estas líneas...

Cuando mi yo de hace un año pulsó el botón de enviar no se detuvo a pensar que iban a transcurrir 366 días (2016 fue un año bisiesto) para que la carta llegara.

Claro, pudieron haber sucedido miles de cosas en el inter que hubieran evitado que yo recibiera mi carta del pasado: pude haber sido una víctima más del fatídico 2016, FutureMe pudo dejar de operar, mi dirección de correo por poco deja de existir porque se me olvidó que había que renovar el dominio de klok o simplemente, la carta pudo perderse entre los miles de correos no deseados que llegan y llegan y llegan. Pero ninguno de estos factores van a impedir que mi yo de hace un año esté escribiendo este mensaje.

Para mi yo de hace un año, la entrega de mi correo fue inmediata y me ha hecho entender que el futuro no sucede, el futuro se crea y que el tiempo es relativo y no tan incierto como imaginamos.

Acabo de terminar de escribirme una carta que está siendo entregada en este momento a mi yo de dentro de un año.

¿Llegará?
No olvidemos que como dicen los Gorillaz, el futuro llega hoy.